Y.O.L.O

Y.O.L.O

“You only live once” es una de las frases bajo la cual los jóvenes buscan vivir el presente dejando a un lado las consecuencias de lo que hacen. Pero, si realmente te plantearas esta frase, ¿cómo vivirías sólo esta vez?

En el decimoséptimo cumpleaños de un joven judío-israelí la Ley estipula que deben hacer su servicio militar. Las mujeres realizan dos años y los hombres tres. Una vez concluido este ciclo, muchos de ellos se toman un año para viajar por el mundo.

En octubre de 2014 Jorge y yo estuvimos viajando por China. En PingYao conocimos a Gari y Rebecca, una pareja inglesa que llevaba viajando ocho meses. Mientras nos platicaban de su estancia en India, nos contaron de los viajeros israelíes. Nos advirtieron que entre más bajáramos al Sur de Asia, mayores las posibilidades de encontrárnoslos. Nos lo decían como una amenaza, porque los que habían conocido en India gastaban su dinero en drogas, sin importar la calidad y mucho menos los efectos molestos que pudieran tener con el resto de la comunidad viajera. En el artículo The problem with israelí traverler´s publicado en noviembre de 2011, Yael Miller menciona que alrededor de 20,000 a 30,000 mochileros de Israel viajan al lejano Oriente o Sudamérica cada año. En el reportaje se encuentra el testimonio de Darya Maoz, una antropóloga de la Universidad Hebrea la cual investigó las experiencias de sus paisanos en India. En su estudio concluyó que los hombres asumen la cultura de riesgo vivida en los años de servicio militar drogándose o haciendo las escaladas más riesgosas (en Nepal o India los “guías” de trekkings pueden ser adolescentes con muy poca experiencia pero a un precio muy barato (10 dólares el día)). “Es una prueba de valor, la cual, al igual que en las antiguas civilizaciones, forman parte del rito de transición”. Este patrón envuelve toda la experiencia del backpacker israelí; la mayoría de las mujeres lo asumen de igual manera porque sienten que las apodera.

Jorge y yo nos topamos con los primeros israelíes en la parada siguiente de Ping Yao: Xian. Este grupo prefirió dejar a un lado la necesidad de ir a un país a gastarse una buena parte de su dinero en drogas, para pedir aventón a dedo desde Turquía hasta China. Uno de ellos recorrió toda la ruta de la seda en auto stop. En el camino conoció a otros de sus paisanos y ahí los teníamos en Xian, saboreando una taza de café en el hostal como si fuera el mejor del mundo. Sonrientes, expresivos, felices de conocer a gente y platicar sus aventuras. Nada que ver con los drogadictos que nos haían contado…

En Bundi, India, coincidimos con unas jóvenes del mismo país. Me atreví a preguntarle a una de ellas sobre la moda de viajar después del servicio. Me explicó que es lo más común, tal vez, para encontrarse a uno mismo. También me dijo que solamente los judíos ortodoxos se libraban del servicio. Pero en su caso no era librarse, porque fue voluntaria uno más.

El profesor Natan Uriely de la Universidad Ben-Gurion menciona en el artículo de Yael Miller que estas vivencias les ayuda a atenuar la transición entre los años que sirvieron como militares y el retorno a la vida civil. El profesor comenta que la sociedad israelí reconoce la importancia de dar este tiempo a los veintiañeros, del cual regresan preparados para llevar una vida con ambiciones y éxitos.

Los jóvenes judío-israelíes inician la universidad después de terminar su servicio militar o después de su sabático a sus veinti-pocos, con una madurez que les permite aprender y pensar, pero sobre todo con una experiencia de vida mucho mas robusta que la nuestra. Desde que conocí a los primeros, con esa energía y necesidad de vivir al máximo, pensé: tal vez ellos entiendan el significado de Y.O.L.O. Porque su historia, cultura y tradición les recuerda que solo se vive esta vez… Ya decidirán ellos el cómo.

Anuncios

El “Día de muertos” en Bali

altarenbiblioteca
Pequeño altar que honra a los escritores en una biblioteca de la Ciudad de México.
En México, como en otras partes del mundo, existen costumbres que le dan un lugar especial a los difuntos. El 2 de noviembre en este país es un día en el que se cree que “el espíritu de los difuntos regresa del mundo de los muertos a éste, para convivir con sus familiares durante un día, departiendo con ellos, consolándolos y confortándolos ante su pérdida“. Hay ciudades donde esta tradición prehispánica se vive con mayor fervor; dándole ese lugar especial a quienes han dejado la tierra, visitando sus tumbas y creándoles altares donde se pone una foto del difunto, se decora con flores, velas, colores vivos y  en él se incluyen sus comidas favoritas. Pero, conforme uno se acerca al Norte y las tradiciones adoptadas son más similares a las de Estados Unidos, esta celebración es más bien anecdótica, los altares se hacen en escuelas y recintos culturales pero no en muchas casas. En mi familia, no recuerdo cuándo fue la última vez que fuimos al panteón y nunca hicimos un altar para, digamos, mi abuelo.Conforme pasan los años seguimos recordando a quienes ya murieron, pero pareciera que lo correcto es ir dejando de hablar de ellos, porque es una forma de decir que seguimos con nuestras vidas.

Fue hasta que Jorge y yo visitamos países como Vietnam, India o la isla de Bali, en Indonesia, que empecé a entender el verdadero significado del “día de muertos” y la importancia de darle un lugar a quienes nos dejaron.

 

El culto a los ancestros es una celebración cuyos rituales se centran en la veneración de los antepasados de un grupo de individuos determinado (familia, comunidad, etc). A través de estos rituales se contribuye a conservar la memoria de los progenitores (socialmente importantes) y, asimismo, a fortalecer los valores del grupo de parentesco o de la comunidad. Quienes lo llevan a cabo quieren asegurar el bienestar de sus seres queridos fallecidos en el más allá, incluso creen que estos difuntos pueden interferir o mediar en los asuntos terrenales.

palmas
Mientras paseábamos por Ubud, vimos muchísimos “Penjor” una decoración que simboliza la cola del rey de los espíritus: Barong.

Reviví esta tradición en Bali porque nuestra visita coincidió con el Kuningan, una celebración hinduista donde se concluyen los diez días de fiesta que conmemoran el triunfo del bien sobre el mal. Durante esta temporada los ancestros visitan la tierra. El día 1 (Galungan) se produce el descenso y el día 10 (Kuningan) el regreso al cielo. Los balineses acuden a diario a los templos con ofrendas para los dioses y con sus mejores vestimentas”.

Lo curioso de estos días es cómo estaba vestida toda la ciudad, con diferentes tipos de ornamentos y ofrendas para las deidades y los ancestros. Viniendo de un país donde se siguen viviendo algunas tradiciones indígenas prehispánicas, fue increíble poder identificarme tanto con una isla asiática que a la vez me hacía sentir en otro mundo.

Si quieres saber más, te recomiendo:

Galungan y Kuningan en Bali

http://www.balitrips.net/temple_ceremony/kuningan-ceremony.html

https://www.vilondo.com/when-to-go-to-bali/balinese-holidays/kuningan-day/

My Lesson in Making Balinese Canang Sari

Hinduism in Bali & Indonesia

https://sciencehistorylover.wordpress.com/2013/02/03/balis-unique-offerings-traditions-and-the-meanings/

La vuelta al mundo con candados

La vuelta al mundo con candados

Todo empezó hace casi tres años con una foto en el puente de las Artes de París. ¡Aquello era impresionante! Candados sofocados uno encima del otro representando miles de historias de amor de distintos lugares del mundo. Pensé que aquello era exclusivo de la “ciudad del amor”; pero durante el viaje largo que tomamos Jorge y yo me di cuenta que lo que parecía street art parisino resultó ser más bien un movimiento que cruzó fronteras.

Las primeras fotos que capté fueron en pueblos de Rusia en septiembre de 2014. Mientras cruzábamos el país por el tren transiberiano, pude ver candados en pueblos como Velikhy Novgorod y Suzdal. Al visitar el monumento que simboliza la frontera entre Europa y Asia me los volví a encontrar.  Para mi sorpresa, seguí viéndolos en territorio ruso-asiático como en Niznhy-Novgorod y un parque de tradiciones de Ulan Ude (una ciudad fronteriza con Mongolia, donde la nacionalidad es rusa, pero los rasgos raciales de sus habitantes, la comida y la arquitectura tienen una fuerte influencia asiática). Conforme veía más lugares con estos emblemas de amor quise enterarme dónde surgió esta tradición.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La versión más recurrente en internet cuenta que se popularizó por una novela romántica del autor italiano Fedrico Moccia, llamada Tengo ganas de ti; donde los protagonistas deciden eternizar su amor con un cerrojo que colocan en el Ponte Milvio de Roma. Pero hay versiones aún más románticas: cuenta la leyenda que en un pueblo de Serbia llamado Vrnjacka Banja unos jóvenes enamorados tuvieron que interrumpir su amor por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Cuando el joven se marchó a luchar, la chica prometió esperarlo; pero en medio de la guerra el soldado se enamoró de otra. La historia dice que la joven murió de tristeza. En honor a su tragedia las mujeres del pueblo empezaron a poner candados en el puente donde se les veía pasear. Las jóvenes empezaron a creer que si guardaban su amor con “candado” “su otra mitad” no las abandonaría de ese modo.  Otra historia que leí es menos dramática: al parecer en Rusia existe la costumbre de tomarse las fotos de recién casados en los puentes, el candado se ha adherido a ésta y los listones que se pueden ver en las fotos representan deseos.

dsc_0267-1
En un parque de China, cerca de la pintoresca ciudad de Pingyao pudimos ver más candados.

Lo curioso es cómo esta tradición se ha globalizado. No solo en las ciudades más turísticas, sino también en pueblose incluso parques difíciles de encontrar.

En estos dos años me ha llamado la atención los contrastes: hay lugares donde pasan desapercibidos, otros, que al querer estar “en boga” con el resto de capitales del mundo, le dan un lugar especial, por ejemplo, Singapur:  en noviembre de 2014 te invitaban a que escribieras tu historia de amor, colocaras un candado y fotos. El letrero decía una versión distinta a las que les acabo de contar: “Alrededor del mundo se cree que cuando una pareja pone un candado con sus nombres grabados en una barda o un puente y tira la llave; su amor quedará sellado para siempre. Desde Europa a Korea y China, esta romántica tradición ahora llega al centro de Singapur”.

IMG_7554
En un parque de China, cerca de la pintoresca ciudad de Pingyao pudimos ver más candados.

En Malasia, por otro lado, vi una publicidad de Swatch; mientras que en Roma, donde es el lugar emblemático de la novela de Federico Moccia, no se ven tantos. Pero al llegar a París era algo abrumadin duda es el lugar emblemático de este acto. Donde desde hace dos años se ruega a los turistas a que no lo hagan. En 2015,  el Puente de las Artes se deshacía de toneladas de candados y otros puentes, como el Pont de l’Archevêché se cubría de éstos.

dsc_0701-1
Pont l´Archevêché, París, 2015. La segunda opción para instalar candados después de que el Pont d´Arts quedara protegido con tablas de maderas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace unas meses estuve en Europa y volví a ver candados. En un pueblo de Escocia, en la capital de Portugal, Lisboa, y antes de volver pasamos unas horas en París, donde el Puente de l’Archevêché estaba protegido con vidrios y sin ningún candado. Antes de irnos de “la ciudad el amor”, paseamos cerca d la torre Eiffel y cruzamos por el paseo peatonal Debilly, que parece ser el nuevo favorito de los enamorados, donde los candados que juran amor están acompañados de letreros que ruegan a los turistas manifestar su amor de forma distinta. ¿Se podrá?

España para comer

He escuchado más de una vez que la comida española “no es tan rica”.Cuando lo oigo, quiero casi medio morirme. No porque no entienda el argumento, sino más bien porque creo que para muchos la comida española no sale de una tortilla de patata, jamón serrano y paella, pero no se entiende que la buena paella se come en Valencia o restaurantes especializados (no los de la calle más turística), que al visitar España vale la pena invertir en un buen jamón ibérico (aunque cueste el doble que el otro) y la tortilla de patata es tan básica pero complicada como hacer un burrito: los ingredientes de calidad y el toque personal son esenciales para que sea un manjar. Dicho esto, quiero dejar muy claro que la calidad de los productos son parte esencial de la gastronomía de esta país; ya que en muchos platillos el protagonista no es el condimento, sino más bien el sabor de cada uno de los componentes utilizados: por ejemplo: si en un pan tomate el pan, el tomate y el aceite de oliva son de calidad, es casi garantía que el platillo será exquisito.

Dicho esto, aproveché a mis conocidos de Facebook para reunir algunos platillos recomendados por españoles y mexicanos amantes de esta cocina; con el fin de que en su próximo viaje, o el de un familiar o amigo, se arriesguen a probar nuevos sabores:

Recomendaciones de españoles:

Recomendaciones de mexicanos amantes de la comida española:

Trucha a la Navarra; tortilla de patatas con pimientos y queso parmesano; caldo gallego; melón con jamón, paella valenciana (aunque sea cliché), un simple plato de ibéricos y quesos y aceitunas con un buen vino. txuletones, merluza, percebes, las coquinas, la fabada, vieiras gratinadas, centollo, la típica tortilla de patatas, huevos fritos con patatas bravas. Pescado a la sal, patatas arrugadas al mojo picón, fideua, sardinas asadas , merluza de cualquier forma, bacalao, pinchos morunos, pintxo de jabalí y cangrejo de los bares de San Sebastián, pollo Granada.

Recomendación de una suiza:

“¿Me encanta el pulpo a la gallega! Lo comí tres veces en dos días durante nuestra corta estadía en Madrid el año pasado. El cabrito malagueño también vale la pena probar si a uno le gusta la cabra…”.

Lo que yo te recomiendo:

Los platillos españoles que más disfruto son para compartir y disfrutar con una caña (un vaso de cerveza) o una copa de vino de la casa:

Croquetas de jamón serrano, pimientos del padrón (están en la foto superior), patatas bravas (arriba hay una foto de unas estilo gourmet que comí en Córdoba, aunque estuvieron deliciosas, creo que son mucho más buenas en el norte de España), tortilla de patata, plato de jamón ibérico, los quesos curados (¡son una delicia!), boquerones (un pez primo de la anchoa) con aceitunas, calamares fritos, solomillo de la casa. Nunca he comido la paella en Valencia, pero aprendí que en cada región se puede preguntar por el arroz meloso o en caldo de la región.

Para comer mientras caminas o en un picnic: bocadillo de lomo con pimientos (un baguette con lomo de cerdo y pimiento verde frito)

No quiero despedirme sin aclararles que además de los tradicionales platillos de cada zona, hay muchísima creatividad culinaria en este país, así que les recomiendo mucho arriesgarse a preguntar en los bares que visiten sobre los platillos que recomiendan.

 

España y sus contrariedades

España y sus contrariedades

España y yo tenemos muchos años de conocernos. He estado en varias ocasiones como turista y unos cuantos años como estudiante. Por eso quisiera hacerte unas  recomendaciones para disfrutar de este hermoso país y no indignarte en el intento. Porque la idea de hospitalidad y atención al cliente que tenemos en Latinoamérica cambia radicalmente en “nuestra madre patria”. Madrid y Barcelona podrán no ceñirse tanto a lo que escribo a continuación, pero aún así te recomiendo tomar en cuenta estos consejos.

13453973.jpgNo regañan (aunque parece) A pesar de que la hospitalidad española ha cambiado con los años y sobre todo después de la crisis del 2008, las respuestas a cualquier duda son claras y directas. En varios restaurantes o centros de turismo parecerá que te tratan con desdén y hasta pensarás que son maleducados. Pero no es así. Los españoles no se van con rodeos o indirectas para responder algo, por lo que un extranjero ajeno a esto, podrá sentirse atacado, pero es una sencilla forma de hablar.

Cerrado por siesta ¿cómo? como se lee. Muchas tiendas locales o súper mercados cierran de 2 a 4. En los pueblos pequeños o barrios no turísticos parecerá que hubo un toque de queda o algo similar. No esperes que te atiendan a la 1:50, la puntualidad para este tipo de situaciones es muy acertada. Nota: Debes estar muy pendiente a qué horas cierran después de las cuatro, ¡varía!

¡No se habla inglés! España no es el tipo de país para visitar si no hablas su lengua materna. El inglés se puede hablar en hoteles de cadena, ciudades grandes y turísticas, pero si tienes amigos extranjeros soñando ir de pueblo en pueblo en la península ibérica, es esencial que sepan manejar el idioma.

Cuando pides que te expliquen un platillo… 

Situación: Jorge y yo en Córdoba mientras veíamos el menú…

Jorge pregunta a mesero: ¿Qué es la viera?

Mesero: ¡Hombre! ¡La viera es la viera!

o12ytd

Pintxos y tapas ¡No son lo mismo! 

España tiene cuatro idiomas: Castellano, gallego, catalán y vasco. A y un casi dialecto: el andaluz. Además tiene unos temas políticos que ni  aunque estuve viviendo ahí cuatro años pude entenderlos. En fin, cada zona llama las cosas a su manera y no van a tratar de entenderte por más que llegues súper “a doc” conociendo tres palabras coloquiales del castellano. Si en el norte de España dices tapas, te ignorarán. Si en el sur dices pintxos, te corregirán. Qué importa si tu acento es extranjero, no trates, no te esfuerces, deja que ellos hablen y si no entiendes, sonríe.

Cañas y claras ¡tampoco son lo mismo!

Yo en Sevilla a un mesero: ¿Me da una caña con limón?

Mesero: ¿Querrás decir una clara con limón?

(no trates de entenderlo)

Cuanto más sucio, más bueno

Algo que aprendí en el País Vasco (no estoy segura de que aplique en el resto) es que el bar más sucio es el más bueno. ¿cómo? La explicación que me dieron es que se tiraban las servilletas en el suelo del bar cuando el lugar era digno de visitar. Por ende, si pensabas: “que asquito entrar ahí”, haz lo contrario, no te vas a arrepentir.

 

La tortilla y la tortilla 

En México la tortilla está hecha a base de harina de maíz y agua. Desde pequeña había escuchado sobre la “tortilla española” y cuando la comía era una especie de pay hecho con huevo y papa. Cuando llegué allá  y pedí “una tortilla” me dieron una especie de omelette sin nada. ¡puro huevo! Por supuesto que reclamé muy segura que si dónde estaba la “patata”  y entonces me respondieron “aaa tortilla de patata” y me explicaron muy amablemente (mentira, yo sentí que me regañaban) que la tortilla era el puro huevo hecho como en omelette  y podía haber mucho acompañamientos, entre ellos la patata.

Los domingos y días feriados verás un pueblo fantasma. Las únicas tiendas abiertas serán las de los chinos. Repito esto se vive sobre todo en ciudades pequeñas y pueblos. Pero es muy probable que la mayoría de los restaurantes recomendados en tripadvisor también estén cerrados.

Advertencia sobre los días feriados: cada zona tiene los suyos,  o te informas o no queda nada más que resignarte a que sin querer te toque uno, en caso de que sufras esta “suerte” ve a buscar comida con los chinos.

 

 

Reintentando


¿Dónde empieza exactamente esta historia? Esa es la pregunta constante a la que regreso sin querer. Hay tantas cosas que contar.

Cada vez que un niño terminaba sus quimioterapias tenía la oportunidad de un deseo. Me costaba creerlo cuando me lo contó José. Acababa de concluir un exitosos transplante de médula y en pocos días una limosina lo iba a recoger y llevarlo por su súper nintendo. Él fue quien me contó lo que venía al concluir esta historia: Un deseo dado por “Make a wish”.

Pero esta historia habla de los sueños que vienen después, aquellos que son más ambiciosos y que toman años para concebirlos y llevarlos a cabo.

Todo empezó con Felipe y Miguel. Eran mayores que yo unos cuanto años, pero además de la leucemia compartíamos un lazo de casi hermanos. Miguel se convirtió en un gran amigo de Daniel, mi hermano. Era de República Domenicana, le dio cáncer en plena adolescencia, así que no era raro verlo fumar fuera del hospital. Felipe era brasileño, nos conocimos en el albergue Ronald McDonald House justo recién llegados al St. Jude e iniciando nuestra accidental carrera médica. Él iba cumplir trece y yo ocho. Felipe me enseñó a arrancarme el cabello en lugar de guardarlo nostálgicamente en una bolsita. Los tres terminamos las quimios a los dos años y medio de haber llegado al tan famoso hospital de investigación especializado en oncología pediátrica. A los tres nos cantaron la canción especial de despedida y nos tiraron confeti sobre nuestras cabezas.

Pero Dios tenía planes distintos para cada uno. A los pocos años Miguel y Felipe recayeron. La Leucemia les regresó más agresiva y tuvieron que volver al hospital que se había convertido en nuestra casa con la esperanza de que un transplante de médula los alejara de las probabilidades. Recuerdo perfecto ir a visitarlos cada vez que regresaba a mis revisiones. Nunca se me va olvidar haberlos visto a cada uno acompañado de su novia. En la mente de una puberta como yo, aquello era magia. De alguna forma ahí concebí mi primer sueño. No importa cuándo me vaya, pero tengo que saber de qué se trata ESE amor.

Miguel y Felipe se fueron muy rápido al cielo. Con su historia entendí por primera vez el significado de la grandeza y fragilidad de la vida. Entendí que uno no se salva solo porque termina las quimios. Después del cáncer no hay un botón de rewind, ni es una especie de paréntesis que puedes omitir cuando quieras. Tampoco sé si es “superable”. Porque cada vez que voy a un hospital, regreso a una revisión voluntaria a St. Jude, cada vez que escucho que alguien tiene cáncer, que recae o fallece. Cada instante de ellos me hace volver a preguntarme: “¿Y yo, qué hago aquí?”. En ese instante la repetidísima frase You only live once tiene un significado mucho más profundo, no nada más es haz de todo porque “solo se vive una vez”.

Esta es la historia mucho después de las quimios. Para ser exactos, casi veinte años después. En septiembre del 2014 mi esposo y yo decidimos viajar ocho meses por el mundo. Estábamos nerviosos, con ese dolor de estómago característico de la incertidumbre. Pero ese viaje, desde el principio hasta el final fue una introspección, mentira, hasta un año después. Mentira, hasta ahorita.

Para quienes han leído un poco este blog, saben que el tema central que tiene son los viajes. Me disculpo al decir que son viajes y ya. Porque después de dos años de irme y uno de haber regresado sigo buscando la identidad de lo que les quiero contar.

 Hoy vuelvo empezar. Seguiré alimentando este blog con tres tipos de entradas. La primera categoría, The mother ship en honor a la película How long will I love you, donde el papá le llama así a todos los temas importantes de la vida, en español se podría traducir a “la cosa real”. Otro tipo de entradas serán artículos curiosos, tips viajeros, algo un poco menos trascendental pero divertido. Y por último, temas que vi en el viaje que cambiaron por completo mi perspectiva de cómo veía el mundo.