Esta entrada está dedicada a la Sra. Cristina y Lesly, quienes me escribieron pidiéndome algunos consejos para hacer el  Camino de Santiago.

Si te gusta caminar, la naturaleza y la soledad, estás a punto de vivir una de las experiencias más extraordinarias. Te lo advierto desde ahorita, tal vez esta sea tu primera experiencia caminando por días, pero no será la última.

Cada quien tiene su versión del camino de Santiago. Hay para quienes no les dice nada, y para otros, ese tiempo de reto físico y psicológico los cambia. Quienes lo hacen, creo que son buscadores, aunque la mayoría no son católicos, todos lo hacen por una razón oculta detrás del: “Porque me gusta y quise” la cual vas encontrando conforme te cruzas con ellos en El Camino y la confianza desmorona poco a poco las barreras que existían. Ayer mientras leía sobre el Camino de Santiago me encontré la página de la película The way

En el sitio oficial leí unas palabras que  definen muy bien lo que uno vive cuando se aventura a caminar más de una semana:

“In the film, a father unfortunately comes to understand his son’s life through his death and along the road finds himself as well. The main protagonist of the film is the conflict we each have within ourselves of choosing a life versus living a life. This greater question of finding oneself is a matter of acceptance and choice. Given the circumstances of our lives, how do we understand ourselves, our family and our friends, and the choices we make? Do we blindly go through life unaware of our actions and how they affect not only ourselves but others, as well? What role does our community, friendships and faith play in our decisions?

The Camino, by its nature, serves as the ultimate metaphor for life. Footsteps along a well-trodden path may be our guide, but do not shield us from the questions that most of our busy everyday lives prevent us at times from fully recognizing. The road offers very little to hide behind. The process of life is life along whichever road, path, Camino, or Way we find ourselves on. Our humanity toward ourselves and others, our history and our future is what defines us. Take the journey of life. Buen Camino!”.

Buen camino” es el saludo oficial que se convierte en buenos días, buenas tardes, ánimo, sí se puede, suerte… En este viaje no hay aplausos ni porras, pero siempre un “buen camino”, que te alienta a seguir.

“Camina con tus pies y anda con tu corazón”

  • ¿Se necesita condición? Claro. No te dejes llevar por Wild. 

    Creo que una de las más grandes estupideces que puedes hacer es llegar un día así nomás, sin saber lo que es caminar o el significado de cargar una mochila más de un kilómetro.

    “Camina con tus pies, anda con el corazón”. Alto de San Antón, etapa 4, rumbo a Nájera.

    Pero lo que sí es verdad es que no vayas con la intención de romper récords o la vanidad de poder más que el resto. El camino es engañoso e impredecible. Por eso es tan importante entender la frase: Camina con tus pies y anda con tu corazón.Resume perfectamente por qué vas a terminar, pero si no la entiendes, mejor ni lo intentes. Te vas a desgastar sin necesitarlo.

Cada quien lleva su propia carga

Cuando vi wild y conocí a monster (su mochila que pesaba más de la mitad de su peso) pensé que si una mujer sin experiencia alguna podía caminar 4,200 kilómetros en una ruta mucho más difícil de la que yo iba a tomar, nada iba a pasar si yo caminaba con más del 10% de mi peso. Creía fielmente en la idea metafórica de que “cada quien carga con su propio peso”. Mentira podrida. Nunca supe realmente cuánto pesó mi mochila  (seguro menos de nueve kilos). Pero al al quinto día caminando ya no podía más con “esa cosa”. En Logroño tuve que despedirme de mi orgullo y enviar por correo a Santiago de Compostela dos kilos que me sobraban (menos mal que no mandé más, porque a los dos días llegó una helada espantosa que despedía el invierno y daba la bienvenida a la primavera). Ese día aprendí, que por más que creas “poder con el mundo”. Hay límites. Si ya te aconsejaron (varias veces) que lo mejor es cargar con menos, haz caso. Llevar carga de más pasa de ser un reto a ser una mediocridad por no organizarte bien y saber discernir desde el inicio.

Ahí me las arreglo en el camino, es tan fácil como “Follow the yellow big road”, nada más que en este caso sería “follow the yellow big (or small) arrow”.

En el camino francés la señalización es muy amigable.
En el camino francés la señalización es muy amigable.

Por su puesto que hay quienes lo hacen así. Se guían más que nada por la flecha pero realmente no traen un mapa o libro que complemente su experiencia. La ruta del camino francés es muy sencilla, con varios pueblos en el camino los cuales en temporada alta (mediados de abril a finales de septiembre) tienen sus bares y albergues que reciben a peregrinos. La importancia de estar bien informado (te recomiendo mucho visitar la página de Eroski y bajar su app, al igual que la de Asociación de amigos del Camino de Santiago) te va  ayudar a planear mejor tu día, prepararte psicológicamente y saber lo que te espera.

Te recomiendo mucho visitar la página de Eroski y bajar su app, al igual que la de Asociación de amigos del Camino de Santiago). 
Te recomiendo mucho visitar la página de Eroski y bajar su app, al igual que la de Asociación de amigos del Camino de Santiago.

Such is the camino   “Así es el camino”, te dirán más de una vez los peregrinos y hospitaleros (personas voluntarias que te reciben en los albergues) cuando te pelees con la guía que llevas por no marcar el kilometraje correcto, cuando sientas que ese día fue el más pesado (aunque para el resto no), cuando te haya salido una nueva ampolla sin saber por qué, cuando el sol te deje más rojo que un tomate o la lluvia te impida llevar el paso que llevabas. Todo lo bueno y malo que experimentes se resume en esta compleja frase que después podrás adoptar para explicar lo que sucede en tu vida. “Así es el camino”.

Comodidades e incomodidades

Si te vas a quedar en albergue, necesitarás chanclas para bañarte. Si eres mujer, habrá momentos que el servicio estará en un bar y otros… “nature toilet”. Lleva contigo kleenex, toallas húmedas y una bolsa dónde poner tu basura (para evitar tirarla). Los ronquidos formarán parte de la música en tus oídos y aunque las luces se apagan a las 10:30pm, lleva tapones, un antifaz y antorcha (linterna); serán las ayudarán en esas noches de merecido descanso.

Seguridad 

Nos lo advirtió Marisa, la hospitalera de Jaques de Molay, de Terradillos de los Templarios. También el monje que nos guió en la visita por el monasterio de Samos. En el camino hay varios lobos vestidos de ovejas. La intuición es la mejor aliada para evitarlos. Desafortunadamente, una peregrina contenmporanea de nosotros sigue desaparecida. Después del incidente, un grupo en facebook funciona para emparejar a las mujeres que decidieron caminar solas. Confía con medida, si ves algo extraño, comunícalo aunque arriesgues arruinar la armonía del grupo.

"Si no te esfuerzas, no serán los esfuerzos quienes te harán".
“Si no hay esfuerzo, no serán los esfuerzos los que te harán”.

“No pain, no gain”. Nike Después de un par de días andando; el cuerpo se pone rígido en el amanecer. Levantarse es la continuación de ese dolor que te acompañó por las noches. Es un dolor que no te permite dormir de lado o boca abajo. Para descansar tendrás que estar como una momia rígida. Duele empezar a andar. A veces el dolor es corporal, la punzada que sientes como si tuvieras una espina dentro de tus tenis se vuelve un consuelo. Los últimos cinco kilómetros son eternos. A veces sentirás que el pueblo cercano juega a moverse más lejos cada vez que te acercas a él. Otras, la ansiedad de no ver nada más que un campo llano será tu más infame pesadilla. Lejos y cerca. Cerca y lejos. Es una especie de juego mental que sabes concluirá. Tiene que. Llegas al albergue, te quitas las botas y conoces a la nueva integrante: una ampolla jugosa en el dedo pequeño. ¿Será nueva o es una vieja amiga resucitada? La camaradería de los peregirnos y ahora amigos te salva. Vuelves a reír, te preguntan cómo estás, te ofrecen su kit de curaciones o algún consejo. A pesar del cansancio, agarras fuerzas. Cuando menos lo imaginas estás de pie cocinando, riendo, disfrutando. El dolor sigue, pero disminuye por la alegría y las risas. Por el cariño de los presentes que se están convirtiendo en tu familia.

Así es El Camino, un andar para detenerte y disfrutar de lo que tienes enfrente. Un encuentro con Dios, contigo, con las personas. Un diálogo interno y externo. Una sopresa. Un nudo en la garganta, un llanto, unas risas, una canción y un gran silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s