Si pudiera entrevistar a Carlos Slim…

Todo empezó cuando vi la revista Gatopardo en casa de mis papás. El reportaje en portada era Carlos Slim. Lo admito, a Jorge le coqueteó el artículo y a mi también. Así que hicimos lo que todo hijo hace: me llevé la revista sin preguntar.

El primero que lo leyó fue mi esposo. Y como siempre, era otro artículo que no estaba “tan bien”. Jorge es un hombre al que le gusta leer The economist, Wired, New york times, Letras Libres… Es un lector voraz cuando el tiempo se lo permite, aunque sean cinco minutos de espera… Esos segundos se van en leer. Así que mi marido “smarty pants” se quejó una vez más de un artículo. Me enojé e indigné tanto que incluso le dije que había muy pocas cosas a su altura, por lo que siempre encontraba “peros”.

Pero, ayer que me puse a leer el reportaje y me enojé tanto. Me desesperó. Fue como, ¿enserio?

Quiero imaginarme que el autor:

a) No estaba inspirado en lo más mínimo.

b) Había tantas cosas que contar que al resumirlo le quedó algo demasiado superficial.

c) Así tuvo que ser, porque, así tuvo que ser.

Mientras leía y más me desesperaba, pensé en un sueño muy poco profesional en el ámbito periodístico. Y si….

En lugar de leer arduamente e investigar sobre uno de los hombres más poderosos del mundo llegas y le dices: “Sé poco de usted”, ilústreme (jajaja), realmente no me interesa su carrera profesional, me interesa saber qué piensa un hombre como usted de la vida. Y en eso me quiero centrar. A cambio de que me cuente su vida yo le cuento la mía. Soy cuarenta y siente años más joven que usted, y a través de mis preguntas, lo único que quiero saber es si vale la pena luchar cada día por ser mejor persona.

Si me dejara, lo invitara a que nuestra entrevista la lleváramos a cabo mientras hacemos una de las rutas del Camino de Santiago, donde a nadie realmente le importa lo que el otro representa, más bien es un camino humano, donde la riqueza más grande es la conversación y convivencia con el resto de peregrinos. Donde los peores demonios se encuentran con uno mismo; el terror de afrontarlos viene a diario porque en él reina el silencio que nuestra sociedad actual está tan desesperada por romper.

Así que, mis preguntas serían más bien:

Dejando a un lado los libros de negocio, ¿Cuál es el mejor libro que ha leído en su vida? El que vuelve a leer y releer. El que tiene en diferentes idiomas.

Si no fuera uno de los hombres más poderosos del mundo; ¿En dónde le gustaría estar en este momento disfrutando de su soledad y privacidad?

¿A quién admira como artista emergente?

¿Cuál es su pintor favorito?

¿Cuál es su escritor favorito?

Si pudiera cambiar algo del mundo, ¿qué sería?

Parece que los medios de comunicación se obsesionan en deprimirnos. Hablo de las noticias, las series, los libros más galardonados… ¿Cree que vale la pena luchar por un mundo mejor o es el idealismo más estúpido de un joven?

En caso de que su respuesta fuera “sí”, ¿Cómo cree que un joven puede trabajar por un mundo mejor en este momento, ENSERIO?

¿Cuál es el anhelo más fuerte de su corazón?

¿Cree en Dios?

¿Cree que hay vida después de la muerte?

Hace un mes, mi esposo y yo regresamos de viajar por el mundo. Me impresionó muchísimo la necesidad de transcender de tantos emperadores y reyes. ¡Los mausoleos! La forma tan natural de entender la muerte…

¿Qué piensa usted de eso?

Ayer que leí el artículo de usted pensé en su difunta esposa, el emperador Shah Jahan ante el duelo de perder a su esposa hizo el Taj Mahal, el museo Soumaya, aunque obviamente no es una tumba, ¿representa para usted esa omnipresencia que el resto de tumbas de los emperadores son? ¿A los dos les gustaba el arte? ¿Por qué un museo?

¿Qué opina de los hispters y los millenials?

¿Cuál es su canción favorita? ¿por qué?

¿Qué canción lo hace bailar inconscientemente?

¿Qué lo hace reírse a carcajadas?

Como es un sueño, quisiera que la plática fuera sincera, no premeditada y ensayada o con una cara tan encajada y aburrida como la de las fotos de Gatopardo…

Y al final, al final, le pediría algo muy especial

Por favor, aunque sea unos días. Que se caiga el internet un fin de semana en todo México y que las otras compañías telefónicas tampoco pudieran (porque a como somos, si un servidor no serviría, rápido iríamos a buscar las otras líneas jajaja). Creo que esa sería una de sus obras más extraordinarias de su vida. Volvería loco y más humano a todo México sin Whatssap, instagram, Über, Facebook, . ¡Imagíneses! Leyeran… Tal vez un libro, el periódico, vieran la televisión en el cable y la gente se hablara en los restaurantes en lugar de estar obsesionada en buscar conexión o que le den esas baterías horrorosas para que “no se acabe”.

En fin, aquí se acaba el sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s